sábado, 9 de febrero de 2013

El estancamiento espiritual. Parte I.



Reconocimiento de estado




El objetivo de esta nota es mostrar al Cuerpo de Cristo un camino, la antigua senda de Jr. 6.16 que saque del “estancamiento espiritual” a la Iglesia y nos  permita alcanzar la plenitud que Dios tiene reservada para todos en conjunto y para cada uno en particular, para el propósito que ya fue determinado antes de la fundación del Mundo: Que la Iglesia tenga el Poder de Dios para llevar a muchos a la Salvación.


Lo que la Iglesia anhela

Todo pastor anhela que su congregación sea llena del Espíritu Santo, como la Iglesia primitiva y todas las congregaciones anhelan vivir en el poder de Dios.

La Escritura dice que aún La creación aguarda con ansiedad la revelación de los hijos de Dios, porque fue sometida a la frustración. (Ro. 8.19).


Y si bien podemos ver en nuestras iglesias el amor y la misericordia de Dios operando en los corazones de las personas, y la maravillosa obra del Espíritu Santo restaurando las familias, aún  los Hijos de Dios no nos estamos manifestando en el Poder del Espíritu de manera tal que impactemos en la Creación, ni siquiera en nuestra sociedad, lo cual sería el tan esperado “Avivamiento”. Las manifestaciones del Poder de Dios en algunos siervos son muy puntuales y esporádicas. La iglesia de hoy está raquítica de poder y muchos de sus miembros tienen los mismos problemas que los que están en el Mundo: Desesperanza, escasez, pobreza, enfermedad, traumas y limitaciones.


Las iglesias grandes

Las iglesias más grandes y más ricas producen grandes eventos, con espectaculares escenarios, súper pantallas, con músicos y bandas cristianas de nivel internacional. Sus campañas de evangelismo son diseñadas con las mejores herramientas del marketing. Todo un festival profesionalmente montado, que será difundido en Internet en vivo y grabado para ser expuesto en todo el Mundo. Todo esto está muy bien y que bueno sería  que todas las iglesias tuvieran este flujo de riquezas para hacer evangelismo en este nivel.

Sin embargo lo que importan son los resultados: Una vez que la gente entra en la Iglesia, podemos ver que por largos años (a veces in eternum) permanecen dentro de un “ritual evangélico” sin tener cambios verdaderos, esto en parte porque por lo gral.  no se predica del “arrepentimiento” ni de “la salvación” sino preferentemente el evangelio “de la prosperidad”.

No hay impacto en la sociedad. Se habla de tomar “La Tierra” pero la Iglesia no tiene ningún tipo de influencia de poder en la toma de decisiones políticas, los gobernantes consultan a brujas, hechiceras y parapsicólogos, es decir a cualquier menos a los pastores.


Otro ejemplo, las clásicas mega campañas del tipo Semana de Sanidad y Milagros, a las que asisten 100.000 personas y que son vistas por otros tantos miles. Sin embargo se recogen apenas media docena de testimonios y esto por la gracia y misericordia de Dios.

¿Porqué tan un resultado tan pobre? Si bien el poder económico está, y evidentemente las Mega Iglesias tienen grandes poblaciones, es evidente que hay un vacío de Poder espiritual, y aunque son populosas, muchos de los congregados tienen la misma problemática que la gente de fuera de la Iglesia. Se entonces la paradoja de “El Mundo impactando en la Iglesia”, exactamente lo contrario de “Que ellos se conviertan a ti y no tu a ellos” (Jr. 15.19). Porque no hay poder, entonces se hace en el propio esfuerzo, tratando de ganarle al Mundo en su propio juego y con sus propias armas.


Las Iglesias chicas

Las Iglesias más chicas hacen campañas de evangelismo y sus resultados generalmente también son magros, por eso les cuesta tanto dejar de ser “chicas”:


·         En el mejor de los casos:

Las congregaciones crecen en cantidad de miembros, (lo cual es necesario para poder hacer obras), pero no en poder, porque aquí también suele darse eso de que la gente ingresa y permanece sin cambiar.


·         En el peor de los casos

A pesar del evangelismo, la población no crece.


Generalmente las iglesias chicas miran a las más grandes y sus resultados y quizá piensen: “Si ellos no pudieron con tantos medios, que haremos nosotros”.

Podemos apreciar entonces que tanto las grandes (con poder económico y la riqueza de sus RRHH) y las chicas (con sus problemas económicos y con muy pocos RRHH) padecen en realidad la misma problemática: La falta de Poder de Dios para impactar en la sociedad.



Conclusión 1

Estamos acostumbrados a “medir” el tamaño de la Iglesia por la cantidad de miembros (lo cual sin dudas incide en su poder económico y operativo) De la misma manera solemos evaluar el crecimiento de un grupo o supervisión por la cantidad de gente. Pero el verdadero poder es el que viene del Cielo, es el que permite derribar fortalezas inexpugnables. Es por dar dos ejemplos, el poder con que Dios que sostuvo a Jeremías durante los 25 años de su ministerio y no pudieron matarlo (aunque querían hacerlo). El poder que sostuvo a Elías, cuando enfrentó solo a los 450 profetas de Baal.




Conclusión 2

Cuando una Mega Iglesia logra llenar un estadio de Futbol en un evento (en donde el 95% de los asistentes ya son cristianos), un conjunto de Rock internacional lo llena seis veces y todavía queda gente afuera. Cristo no anunciaba sus sermones, no cantaba ni bailaba (los apóstoles menos) pero tenía el poder, solo para dar un ejemplo, de alimentar a 15.000 personas con cinco pancitos y dos pescados (Lc. 9.13).



Este Poder del Cielo viene cuando la Iglesia (grande o chica) camina en la práctica de la santidad y en la búsqueda del Espíritu Santo. Un ejemplo de esto es La Iglesia del Aposento Alto: eran apenas 120, pobres, perseguidos, habiendo perdido a su Maestro. Sin embargo estaban apartados del Mundo, en obediencia a La Palabra de Dios, y en armonía y Dios sopló sobre ellos Su Espíritu y todos fueron “llenos “. (Hechos 2) Un detalle importante de este relato es que “todos estaban unánimes” todos en la misma frecuencia: todos oraban, todos se guardaban, todosclamaban y como resultado todos fueron llenos del Poder de Dios.

Es importante porque muchas veces el sentir de la congregación es que el Pastor ore, que el Pastorse guarde, que el Pastor interceda, que el Pastor trabaje, que el Pastor estudie La Palabra, que el Pastor tenga fe, esperanza y abnegación, así la congregación puede seguir haciendo su vida sin entrar en contacto con Dios.


Esta lucha para que el pueblo transite por el Camino ya la tenía Moisés en el desierto, recordemos que en Éxodo 20.19 el pueblo le suplica a Moisés que él hable con Dios y luego les cuente que dijo. Aunque en principio Dios les estaba dando los Diez Mandamientos a todos, ellos no quisieron escucharlo más, sino que delegaron en su líder este trabajo.

Esta actitud la podemos ver aún en nuestras iglesias, donde el pueblo insiste en que el pastor hable con Dios, aunque ahora en el NT todostenemos acceso directo al Padre mediante Jesús.



Conclusión  3

Así que la cuestión no está en el tamaño de la Iglesia sino en el grado de comunión que tengan los obreros. Cuando los responsables de los ministerios y el equipo pastoral tienen comunión con Dios, tarde o temprano tendrán una visitación del Espíritu Santo, quién los llenará del Poder para toda buena obra.



Así que a no desmayar, porque Dios dice:



Diapositiva 4

“No será por la fuerza, ni por ningún poder, sino por mi Espíritu”  Zacarías 4.6


En la Biblia, las “visitaciones del Poder de Dios” en el resurgimiento del culto a Dios después de una “sequía” espiritual, fue siempre el resultado explosivo de la actividad del Espíritu Santo, en el Antiguo Testamento operando mayormente a través de un profeta que exhortaba al pueblo y en el Nuevo Testamento a través de la Iglesia. Pero es necesario que la Iglesia busque el Poder del Espíritu en primer lugar, además de las útiles herramientas del marketing, la comunicación o el nivel artístico. La iglesia verdaderamente crece cuando la congregación tiene el conocimiento de Dios y la llenura del Poder del Espíritu Santo: Entonces Dios mismo será quien agregue a los llamados a ser salvos. Es necesario que nos movamos en el poder del Espíritu para lograr esos objetivos sobrenaturales. Hechos 2.47


Dios dice que nuestra victoria vendrá de Él, que ya nos ha provisto las armas con que debemos luchar, las cuales no son como las del mundo, sino que tienen el poder divino para derribar fortalezas. Estas armas (oración basada en la Palabra profética) y estrategias espirituales (diseños espirituales) son las que destruirán los argumentos y toda altivez que se levanta contra el conocimiento de Dios. 2° de Corintios 10.4 y 5




Conclusión 5

Es necesario que la Iglesia como Cuerpo se vuelva en búsqueda de Dios, para poder impactar en la sociedad.

 Imagen: Iglesia del pastor David Yonggi Cho

4 comentarios:

  1. MUY INTERESANTE! ES PARA MEDITARLO !!!

    ResponderEliminar
  2. Cuanta verdad fabian!!!! Coincido con liliana es para meditarlo

    ResponderEliminar